EXTERIORES

El acuerdo para la aduana en Ceuta y Melilla sigue sin concretarse cinco meses después

España y Marruecos deberían celebrar una cumbre antes de final de año conforme a lo pactado con Mohamed VI, según The Objective.

El acuerdo para la aduana en Ceuta y Melilla sigue sin concretarse cinco meses después
Pedro Sánchrz, durante su encuentro con el rey de Marruecos, en una imagen de archivo.
Pedro Sánchrz, durante su encuentro con el rey de Marruecos, en una imagen de archivo.

La visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Rabat y su encuentro con el rey Mohamed VI trajo consigo el inicio de una nueva etapa en la relación bilateral de la que quizá el aspecto más novedoso era la reapertura de la aduana en Melilla y la creación de una nueva en Ceuta. Cinco meses después, el compromiso no se ha materializado.

El presidente y el monarca alauí sellaron una declaración conjunta que debía servir de hoja de ruta en el arranque de esta nueva etapa, una vez superada la crisis previa aceptación del plan de autonomía marroquí para el Sáhara, y que ha de culminar en la celebración de la postergada Reunión de Alto Nivel antes de que concluya este año.

En dicha declaración, ambos gobiernos anunciaban que «la plena normalización de la circulación de personas y de mercancías» se restablecería «de manera ordenada, incluyendo los dispositivos apropiados de control aduanero y de personas a nivel terrestre y marítimo».

Este punto tuvo una concreción bastante inmediata, con la reapertura el 15 de mayo de las fronteras terrestres con Marruecos, aunque solo a ciudadanos de la Unión Europa y con permiso para circulación en territorio Schengen, tras dos años y dos meses de cierre de los pasos fronterizos de El Tarajal, en Ceuta, y de Beni Enzar, en Melilla, como resultado de la pandemia.

A partir del 31 de mayo, arrancó una segunda fase que permitió el acceso a «los trabajadores transfronterizos legalmente reconocidos». Pero aún no se ha resuelto la situación para el resto de marroquíes. Hasta antes de la pandemia, los residentes en las provincias de Nador y Tetuán, fronterizas con las dos ciudades autónomas, estaban exentos de visado, pero dicha exención no se ha recuperado.

Aduanas en Melilla y Ceuta

Pero al margen de la reanudación del tráfico de personas –que también se retomó por vía marítima– entre los dos países, estaba el de mercancías. En este sentido, durante la rueda de prensa que ofreció en Rabat, Sánchez indicó que se iba a reabrir la aduana de Melilla, que Marruecos cerró de forma unilateral en 2018, y se iba a proceder a la apertura de una instalación de este tipo en Ceuta, donde nunca existió.

El Gobierno marroquí nunca ha confirmado hasta ahora este extremo, pero desde el Ejecutivo español se ha seguido manteniendo esa tesis. Así lo reiteró el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, tras reunirse a mediados de mayo con su homólogo marroquí, Naser Burita, para cerrar el acuerdo de reapertura de fronteras.

Albares defendió que «está muy claro» lo que dice la declaración conjunta. «Se habla de control de personas y mercancías», subrayó, recordando que el propio ministro marroquí dijo en una comparecencia conjunta con él que Marruecos está comprometido con «cumplir todos los puntos» de la misma.

Así las cosas, el 7 de junio tuvo lugar en Madrid una reunión de representantes marroquíes y españoles para abordar el asunto y que se saldó sin acuerdo. En ella participaron representantes de los Ministerios de Asuntos Exteriores, Interior y Hacienda y sus homólogos marroquíes y se habló «sobre todos los aspectos del próximo régimen aduanero en Ceuta y Melilla» en el marco de «normalización, gradualidad y buena vecindad» acordada.

Desde entonces, no ha habido noticias de nuevos encuentros de este tipo ni de avances en la negociación. Tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores como el Ministerio del Interior guardan silencio y apelan a la discreción en todo lo relativo a Marruecos y las gestiones que se hacen con el país vecino en lo que tiene que ver con esta cuestión.

Comentarios
El acuerdo para la aduana en Ceuta y Melilla sigue sin concretarse cinco meses después