El Corpus, a rebosar tras dos años de ausencia obligada

El centro de Ceuta se engalanó, una vez más, para albergar tan tradicional y característica celebración

El Corpus, a rebosar tras dos años de ausencia obligada

Tras dos años de parón a causa de la pandemia, este pasado domingo volvió a celebrarse en nuestra ciudad el acto del Corpus Christi, que congregó a algo más de cien infantes recién sacramentados de su primera comunión.

Como siempre, la Gran Vía, la calle Jáudenes y la Plaza de África se vistieron de gala para acoger el grueso de la procesión, integrada por quienes participaron en el desfile. Toda la zona fue previamente acondicionada y decorada con las ya tradicionales alfombras florales. No obstante, el elemento más destacado de la escenografía no fue sino el color blanco de las vestimentas de los menores.

La afluencia de público fue, cuanto menos, bastante notable. Varios centenares de personas presenciaron el evento al completo. Muchas de ellas, también asistieron a la misa oficiada por el vicario de la ciudad, Francisco Jesús Fernández, que tuvo lugar en la catedral entre las ocho y las ocho y media de la tarde.

Como ya venía siendo habitual antes del estallido de la emergencia sanitaria, la ceremonia estuvo encabezada por varios representantes públicos, entre ellos, el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, el consejero de Educación y Cultura, Carlos Rontomé y la vicepresidenta primera de la Mesa de la Asamblea, Cristina Pérez. A estos, les acompañaron otras autoridades municipales, incluido, en representación del estamento militar, Marcos Llago, comandante general de Ceuta.

Cabe señalar que, fruto (suponemos) de las ganas volver a celebrar un evento tan icónico como el Corpus luego de dos años de restricciones, la procesión se desarrolló, en su totalidad, con la mayor de las normalidades y sin el más mínimo incidente.

Comentarios
El Corpus, a rebosar tras dos años de ausencia obligada