El presidente apela a la unidad y responsabilidad de la Asamblea para seguir haciendo frente a la pandemia

“Estamos ante uno de esos momentos cruciales que demandan generosidad, responsabilidad y altura de miras”. Esta ha sido la reflexión que, ante la Corporación, ha realizado hoy el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, en el Debate sobre el Estado de la Ciudad, y en el que ha vuelto a apelar ante la Asamblea a la necesidad de diálogo, encuentro y unidad de los grupos políticos para hacer frente a las graves consecuencias económicas y sociales derivadas de la crisis provocada por la COVID19.
El presidente apela a la unidad y responsabilidad de la Asamblea para seguir haciendo frente a la pandemia
Vivas_Debate
Vivas_Debate

El presidente ha comenzado su intervención recordando al centenar de fallecidos por la COVID desde que en marzo del pasado año se declarara la pandemia. Ha querido trasladar un mensaje de solidaridad y ánimo a sus familias, y solidaridad también a quienes, a causa de la pandemia, han perdido su empleo, han tenido que echar la persiana a su negocio o viven angustiados por la incertidumbre. Y también reconocimiento a los profesionales sanitarios y a los servicios esenciales que de manera callada “están dando lo mejor de sí mismos para proteger la salud y la vida de todos y para atender nuestras necesidades más básicas”.

Vivas ha centrado sus palabras en la situación de excepcionalidad que ha provocado, y lo sigue haciendo, la pandemia: “Ninguna crisis ha provocado una caída de la riqueza nacional de un 11 % en doce meses”, ha referido.

Una catástrofe sin precedentes ante la cual ha calificado de responsable la actitud de la Asamblea, que entendiendo que la situación era de absoluta gravedad aparcó diferencias para plantarle cara al enemigo común que es el virus y sus consecuencias y para secundar y respaldar las peticiones de auxilio que se hicieron al Gobierno de la Nación. Un comportamiento, ha dicho, “que a nadie debería extrañar y que es el que los ciudadanos esperan de quienes les representamos: colocar el interés general por encima de los particulares o partidistas”.

El resultado de esa complicidad y de esa voluntad de acuerdo ha hecho posible que en Ceuta se hagan ahora muchas más pruebas (3.072 en la última semana); que se pona el 100 % de las vacunas que han llegado (17.870); que se haya triplicado la capacidad de rastreo, haciendo el seguimiento a 30.000 personas en este último año; y que en las residencias de mayores no se hayan producido fallecidos a causa de la enfermedad. Pero también, ha querido poner de relieve el presidente, que se hayan movilizado más de 42 millones de euros en ayudas a quienes peor lo están pasando y que se haya neutralizado una caída de ingresos de 16 millones de euros sin despedir a nadie y sin prescindir de servicios básicos.

Para el presidente, vencer al virus es una prioridad, pero no la única. En diciembre, la Asamblea aprobó un plan para lograr un modelo económico más sólido y estable, capaz de generar riqueza, empleo y oportunidades para los ceutíes. Una senda con ejes prioritarios que pasan por disponer de una frontera dotada como lo que es; que la presión migratoria sea considera como un asunto de todos y se actúe en consecuencia; abordar la problemática de los menores extranjeros, fomentando el reagrupamiento familiar, compensando a la Ciudad por su acogida y mejorando los controles fronterizos; lograr un reconocimiento de la UE de las peculiaridades de la ciudad y de cómo afecta el hecho fronterizo a su desarrollo; potenciar la presencia del Estado; consolidar por ley las ayudas estatales; actualizar el REF; ampliar la oferta de suelo al servicio de la construcción de viviendas; incentivar nuevos proyectos e iniciativas empresariales; garantizar los suministros básicos en igualdad de condiciones al resto de España; abaratar las comunicaciones con la península y diseñar una campaña de imagen que divulgue los atractivos de la ciudad.

Además de luchar contra el virus y caminar hacia un nuevo modelo de ciudad, la Ciudad debe seguir atendiendo sus necesidades cotidianas, que son la de los ceutíes, y que inciden directamente en su calidad de vida. Así, el presidente ha destacado la necesidad de cumplir con el plan de inversiones; aprobar el nuevo PGOU; atender las necesidades de los servicios básicos, urbanos y medioambientales y las políticas sociales; contribuir a la educación como “ascensor social más potente”; y servir de cauce para el emprendimiento.

“Son muchas las dificultades, pero también numerosas y de calado las oportunidades y fortalezas”, ha insistido para lanzar un mensaje de confianza, esperanza e ilusión “en el convencimiento de que sacando a relucir la audacia, el coraje y el valor que la ocasión requiere, y contando con el apoyo solidario del resto de los españoles, juntos y unidos saldremos adelante una vez más”.

Comentarios
El presidente apela a la unidad y responsabilidad de la Asamblea para seguir haciendo frente a la pandemia