La Consejería de Sanidad continúa con su plan de vigilancia para evitar las consecuencias de las altas temperaturas en la población

Según han informado los servicios de urgencia, hasta finales de julio 22 personas han sido atendidas a causa de las altas temperaturas, de las cuales 14 de ellas en las últimas semana de dicho mes
La Consejería de Sanidad continúa con su plan de vigilancia para evitar las consecuencias de las altas temperaturas en la población
Dos mujeres se abanican para combatir el calor.
Dos mujeres se abanican para combatir el calor.

Los servicios de urgencia han declarado a la Consejería de Sanidad, Consumo y Gobernación, hasta finales de julio, un total de 22 atenciones sanitarias a causa de altas temperaturas, 14 de ellas en las última semana del mes pasado. Es por ello que la Consejería, que adelantó este año al mes de mayo el inicio del plan de vigilancia sobre altas temperaturas para reducir las consecuencias del exceso de calor sobre la población más vulnerable, quiere reiterar algunas de las recomendaciones básicas para prevenir sus riesgos sobre la salud.

La principal, mantener una hidratación adecuada, especialmente en el caso de personas mayores, que deben beber al menos dos litros de agua al día, incluso aunque no tengan sed, pues es muy frecuente que tengan disminuida la necesidad de hacerlo; permanecer en lugares frescos, a la sombra y si es posible en algún lugar climatizado; Tomar una ducha o un baño fresco; bajar persianas en las horas centrales del día. Además, se recuerda que en caso de que se esté tomando algún medicamento de manera habitual conviene consultar con el médico o farmacéutico por si fuera necesario ajustar las dosis.

Al contrario, no es aconsejable realizar ejercicio físico en las horas más calurosas y tampoco exponerse innecesariamente en ese mismo periodo; nunca permanecer en el interior de un vehículo expuesto al sol y estar pendientes estar pendientes de familiares, vecinos y personas vulnerables, especialmente si viven solas.

Comentarios
La Consejería de Sanidad continúa con su plan de vigilancia para evitar las consecuencias de las altas temperaturas en la población