El Faro y El Pueblo de Ceuta siguen beneficiándose de la aplicación de unos criterios anticuados y arbitrarios

Un 84% de la audiencia elige el medio digital y sólo el 13%, el impreso: la Ciudad debe ajustarse a la ley en el reparto de la publicidad institucional

Ofrecemos los datos de la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC), que es el instrumento de medición de audiencia es el Estudio General de Medios (EGM). Se trata de un estudio multimedia que analiza el comportamiento de la población respecto a los distintos medios

Un 84% de la audiencia elige el medio digital y sólo el 13%, el impreso: la Ciudad debe ajustarse a la ley en el reparto de la publicidad institucional
FARO
El Faro y El Pueblo, en papel

¿Qué es AIMC?

La credibilidad del EGM (Estudio General de Medios) no se cuestiona. Peródicamente, a través de oleadas, reflejan el alcance y nivel de penetración en el mercado de los medios en todos sus formatos. Una de las conclusiones, tras la publicación de cada oleada, es que el papel está acabado.

A lo largo de su historia el EGM ha consolidado los cimientos de la Industria de los Medios de Comunicación y de la Publicidad.

La Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) está compuesta por 160 empresas asociadas, entre las que destacan los medios de comunicación (televisiones, radios, periódicos, revistas, sitios de Internet) y las empresas vinculadas al sector publicitario (anunciantes, agencias de publicidad, consultores). Uno de sus principales instrumentos de medición de audiencia es el Estudio General de Medios (EGM), creado en 1968.

El Marco General de los Medios en España es una de las publicaciones de AIMC (Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación) más demandadas y que despierta más interés no sólo entre los asociados, sino también en el mercado en general, en los profesionales del periodismo y la información (especialmente económica y publicitaria) y en los centros de estudios.

Última oleada publicada

aaaaaddddInternet, con un 84% lidera las audiencias. Los medios digitales han dado un enorme estirón en influencia y alcance, de tal manera que han terminado por enterrar el medio de papel. En el gráfico vemos con los diarios al uso, los impresos, ya ocupan los últimos lugares en penetración social en mercados. Sólo un 13,7%, lo que supone 70 puntos menos que el periodismo que se realiza a traves de la red.

En el mes de mayo, Teleceuta subrayó la diferencia de consumo entre un tipo y otro de medio: "La inmediatez de los medios digitales frente a la obsoleta prensa de papel" fue el titular escogido.

No se explica entonces qué induce a la primera institución local  "a gastarse tantos miles de euros en los diarios de papel en nuestra Ciudad (El Faro y El Pueblo de Ceuta) cuando ya casi nadie los lee, sobre todo porque ellos mismos adelantan sus contenidos en sus ediciones digitales, por lo que cuando al día siguiente llega el papel sus informaciones no tiene el más mínimo interés". A pesar de todo, afirmamos, que somos la única autonomía de España que dedica casi tres cuartas partes de su presupuesto en un formato caduco, lento y carísimo. En todas las demás autonomías y en la Administración Central la mayor parte del gasto en publicidad institucional se gasta en los medios digitales". Lo contamos en mayo.

Como se puede comprobar en el gráfico anterior, no nos faltaba razón mientras la Ciudad Autónoma parece estar ajena a la realidad, la única que es, el papel se ha convertido en una publicación residual.

Dinero público a mansalva para los dos periódicos locales impresos. Un reparto de la publicidad institucional bajo ningún concepto acorde con los tiempos que vivimos y las tecnologías que disfrutamos.ssssss

 

Otros gráficos que respaldan aquella información de Teleceuta es el siguiente gráfico que dibuja la evolución de internet en los medios de comunicación y el constante ascenso en el número de usuarios que utilizan los diarios digitales.

En base al Estudio General de Medios, la Ciudad Autónoma de Ceuta tiene la obligación de dar un giro de 180 grados a su actual filosofía de entener la publicidad institucional.

La obligación de las administración públicas es que su actividad comunicativa tenga los mejores resultados posibles y esto sólo se consigue involucrándose de lleno en la era digital para dar a conocer a los ciudadanos sus derechos y obligaciones, los servicios que presta y las actividades que desarrolla. Es una publicidad radicalmente distinta a la publicidad de carácter político o simplemente motivada por razones económicas. ddddd

En este sentido, la Ciudad Autónoma de Melilla ya ha recibido el primer gran aviso de que las cosas no se estaban haciendo bien. Una resolución administrativa así lo ha certificado. Ni número mínimo de trabajadores ni repartir más para determinadas empresas. Es como está funcionando el plan en Ceuta, una dirección errónea que ha de corregirse. 

Un medio digital trabaja con los recursos humanos que necesita, ni más ni menos, y además garantiza a la institución tener unos mejores resultados en audiencias, con una distancia notable sobre otros formatos a los que ni siquiera se les puede calificar en estos momentos como competidores.

La Ciudad Autónoma no ha avanzado en este aspecto y su proceder no se ajusta a los criterios de la Ley 29/2005, de 29 de diciembre, de Publicidad y Comunicación Institucional, que establece el régimen jurídico de las campañas institucionales de publicidad y comunicación promovidas o contratadas por la Administración General de Estado y por las demás entidades integrantes del sector público estatal, y en las normas de ámbito autonómico correspondientes.

 

 

 

Comentarios
Un 84% de la audiencia elige el medio digital y sólo el 13%, el impreso: la Ciudad debe ajustarse a la ley en el reparto de la publicidad institucional