Opinión

Flaco favor

vacunas
Una persona siendo vacunada contra el covid

La pandemia sigue haciendo estragos entre los ceutíes. En los últimos días se ha producido un incremento de personas contagiadas que nos han colocado al frente de la terrible clasificación nacional, después de unos meses siendo la zona con menos casos por cada cien mil habitantes.

Es en estos momentos cuando nos damos cuenta del daño que están haciendo algunas campañas negacionistas, con personajes muy famosos que se prestan a dar su opinión contraria a las vacunas. No cabe la menor duda de que los hechos están demostrando día a día que esas campañas no tienen el menor respaldo científico. Se trata en la mayoría de los casos de falsos profetas de la paranoia conspiranoica. Algunos de esos negacionistas han llegado a decir cosas tan absurdas en las redes sociales como que con la vacuna se está queriendo promover la esterilidad de la raza humana.

Sin embargo, por desgracia, no todos estos personajes son individuos sin cualificación científica. También hay entre ellos algunos profesionales de la medicina que se han subido al carro de la teoría conspirativa contra Soros y compañía. Este último caso es mucho más preocupante, ya que se supone que cuando un médico o un científico avalan las tesis negacionistas son muchos los que dan cierta credibilidad a este posicionamiento. Sin ir más lejos un médico muy conocido de nuestra ciudad, en una nefasta rueda de prensa ampliamente difundida por estar su caso en todos los telediarios, dijo que no le gustaban las vacunas y que no se vacunaba ni de la gripe, con lo que más de uno podría haber tomado sus palabras como una opinión muy autorizada y haberle hecho caso.

Lo cierto es que de nuevo se están llenando los hospitales y las UCIS de personas contagiadas. De nuevo volvemos a asistir cada día a un aumento trágico del número de fallecidos por complicaciones ocasionadas por el dichoso coronavirus, algunos de ellos muy jóvenes. Menos bromas y más respeto por la vida y la salud de todos.

Las autoridades no tienen más remedio que volver a tomar decisiones rigurosas y adoptar las medidas que sean necesarias para terminar de frenar de una vez por todas esta maldita pandemia. Habrá que destinar más medios personales y materiales, poner más vigilancia en las calles, cambiar la legislación para que se puedan denunciar y sancionar determinadas conductas que van claramente en contra de la salud de todos. Lo que haga falta. Todo menos permitir que por culpa de unos cuantos irresponsables tengamos que vivir con temor y con un riesgo cierto de contagiarnos y sufrir las consecuencias del flaco favor que algunos falsos profetas están haciéndonos con sus teorías o simplemente con ciertas veleidades que a la larga provocan desconcierto y desinformación.

 

Comentarios