REFLEXIONES

Como ciudadano de esta entrañable ciudad, me siento cada vez más preocupado ante la incapacidad manifiesta de nuestros políticos para que estos fijen unos objetivos y las
líneas a seguir para conseguirlos. Esta forma de obtenerlos debería ser la respuesta de quienes nos administran, ofreciéndolas como solución a los problemas que padece la
ciudadanía en general.

Ya es difícil que exista coincidencia entre lo que percibe y sufre el ciudadano y la sensibilidad del administrador de turno, pero aún es más grave que cuando esta concurrencia de criterio existe, en lugar de ofrecer la solución al problema, lo que hace este es hacerla suya y ofrecer el problema como la solución que aporta tratándonos como imbéciles. Sirva como ejemplo la última entrevista que he oído a uno de estos representantes cuando se le preguntaba ¿cómo se podía traer más turismo a Ceuta? El susodicho contestó con un par, que abaratando los precios de las compañías navieras ¡olé tus coj...! ¡caballero! Eso es lo que está demandando la ciudadanía, que abaraten Vds los precios y el cómo hacerlo, que para eso cobran más de seis mil euros al mes, para ofrecer soluciones. Con ese coste y para que hagan suyo lo que le manifiesta el ciudadano, no se les necesita, es más yo le ofrezco una solución gratis: Que las subvenciones sean al ciudadano y no a la compañía, así será el ciudadano el que decida donde y con quién viajar y Vds a los que les gusta tanto los grandes contratos, lo hagan para una rotación en particular. Los contratos normales de bajo coste no les interesan mucho, pueden estar un año metido en un cajón hasta que caduque y luego buscar a alguien que no es de su cuerda para echarle la culpa.

Me preocupa lo que hay, la falta de sensibilidad de quienes gobiernan, la falta de programas, la volatilidad de los presupuestos que se evaporan como el éter, la falta de conexión de la ciudadanía con la Asamblea, los contratos de 4+4 años comprometiendo dos legislaturas que seguramente no serán dirigidas por el gobierno actual. La cobardía del gobierno para tomar decisiones sin asumir que gobernar conlleva implícitamente tomarlas y sin embargo no hay nadie que lo haga porque son conscientes que sería crear un problema ante la situación organizativa de la administración local. Vender proyectos que nadie percibe como el del juego on line, donde se vende al ciudadano en los medios de comunicación reiteradamente que ha ocasionado 400 puestos de trabajo directos. De esto último no tengo datos para pronunciarme, pero sí que me atrevo a manifestar que en esta ciudad si esto fuese cierto conoceríamos a vecinos, primos, amigos dentro de estos supuestos 400 puestos de trabajo y la verdad no consigo que me presenten a alguien, eso sí, los alquileres no bajan, ni se dispone de pisos suficientes para albergar los servidores, alguien sale beneficiado de esto y no es precisamente el ciudadano ceutí. No quisiera que el que lea esta reflexión piense que la oriento al partido actual en el gobierno, también me preocupa las alternativas, como la del nuevo partido localista en el que su líder manifiesta públicamente que su ideología es y será la del votante de su partido, lo que quiere decir que la define ya de entrada como “populista” y además no la podrá exponer hasta que convoque un congreso, se haga la consulta y se concrete la ideología que sus integrantes manifiesten que debe seguir el partido, y así podríamos seguir desgranando las distintas posibilidades donde orientar mi próximo voto. Reconozcamos que lo tenemos francamente difícil si efectuamos un análisis racional desprovisto de sentimientos

Comentarios